Las mil y una noches de los sueños de Luz


Las1001nochesdesueñosdeluz



Dar a luz, dar vida.

A menudo se escriben tratados acerca del funcionamiento y la fisiología del parto, las necesidades de los recién nacidos, etc., pero hasta ahora no se han descrito los sentimientos de la mujeres y sus parejas durante el embarazo y el parto.

Este recopilatorio de vivencias de mujeres, hombres y profesionales muestra las sensaciones experimentadas en nacimientos que ocurren tanto en el hogar como en otros escenarios.

Así, queda demostrado el poder femenino, la fuerza de la naturaleza y la Madre Tierra.

Son Mil y Una Noches que, alumbradas por la luz de las velas y el rugir de fondo de las olas del mar, han nacido nuevos bebés y nuevas mujeres en paz.


ÍNDICE

Agradecimientos
Prólogo
Capítulo I: Introducción
Capítulo II: Equipo Marenostrum
Capítulo III: Vivencias de las comadronas
Capítulo IV: Embarazo
Capítulo V: Parto
Capítulo VI: Cartas a nuestros hijos
Capítulo VII: Lactancia materna
Capítulo VIII: El club de los papás
Epílogo
Bibliografía


Capítulo 1

Filosofía
Marenostrum es un centro de salud familiar comprometido en vivir, crear y disfrutar de salud, equilibrio y libre decisión en todos los aspectos. Ofrecemos servicios médicos y terapéuticos que ayuden a nuestros pacientes a utilizar su fuerza vital para recuperar su equilibrio como expresión de salud.

Siendo la homeopatía nuestra base terapéutica y precisamente por ello, entendemos la salud como un todo en el que cada individuo se expresa de una manera propia: personal.
Ofrecemos terapias coadyuvantes como la dietética, la osteopatía y la acupuntura, que nos ayudan a completar el sistema de curación en función de las necesidades y la historia personal de cada paciente.
Especialmente nos dedicamos al acompañamiento de las personas y familias desde antes de la concepción hasta después de la muerte, normalmente en casa o en nuestro centro.
También disponemos de una serie de servicios entendidos como profilácticos, es decir, sistemas de mantenimiento de la salud y prevención de la enfermedad, como tai-chi, chi-kung, gimnasia consciente, constelaciones familiares y otros seminarios y cursos puntuales que pretenden ofrecer a nuestros pacientes espacios adecuados a sus necesidades personales.
Por último, entendemos que la información es un poderoso instrumento de curación, ya que permite al individuo tener más opciones para afrontar su equilibrio y el de su entorno familiar. En este sentido, programamos periódicamente charlas gratuitas sobre temas de salud que nos ayudarán a resolver los pequeños grandes problemas cotidianos.
Salud y enfermedad no son dos polos opuestos. Muchas veces, la enfermedad se presenta como una oportunidad para entender, aprender y crecer. Queremos hacer de espejo para ayudar a mirarnos a nosotros mismos y cuestionar nuestra realidad.
• La alegría y la risa son sinónimos de salud y bienestar.
• Somos lo que pensamos, decimos y vivimos; lo expresamos con nuestro cuerpo y en nuestros movimientos.
• Somos lo que comemos; de la calidad de nuestra alimentación depende nuestro desarrollo, tanto físico como mental.
• Ser uno mismo es el núcleo de una vida saludable.
• Confiar, comunicarse, abrirse, relacionarse y hacer amistades verdaderas dan sentido a la vida.
• Tener conciencia del cuerpo, cuidarlo y amarlo, saber adaptarse, tanto física como emocionalmente, a situaciones nuevas y diferentes son expresión clara de salud.
• Expresar las emociones es positivo; de las apariencias no se puede vivir.
• Es importante tomar decisiones y no caer en el papel de víctima; la indecisión causa ansiedad, angustia y dolencias nerviosas.
• Buscar una actitud positiva y vivir los procesos tomando conciencia de ellos nos convierte en expertos para encontrar soluciones sin recrearnos en los problemas.
Acompañamiento durante el embarazo


Seguimiento del embarazo natural
En Marenostrum consideramos que el embarazo no es una enfermedad, y desde esta perspectiva acompañamos el proceso llevando el control y seguimiento del mismo. Dicho seguimiento lo realizamos las comadronas del equipo, expertas en normalidad reproductiva y preparadas para detectar la anormalidad y, entonces, derivarla a uno de nuestros médicos homeópatas.
A menudo, las visitas «normales» de control del embarazo son demasiado rápidas y dirigidas sólo a su aspecto físico, por lo que muchas embarazadas salen angustiadas de la consulta. Nosotras tenemos tiempo: la primera visita de embarazo dura una hora y participa una de las comadronas. Las siguientes visitas son de la misma duración, siempre y cuando las personas que atendemos no requieran de más tiempo. Consideramos importante que la embarazada y su pareja sientan que tienen en la comadrona un apoyo, alguien en quien confiar que está a su disposición. Es la manera de crear la complicidad necesaria para el momento del parto. En las visitas, tratamos de tranquilizar a la pareja presentando la información de manera clara, hablando de todas las dudas y miedos de cada una de las mujeres y apoyándolas y ayudándolas en los problemas físicos y / o emocionales que puedan surgir desde la medicina alternativa y /o convencional, según se requiera.
Para nosotros, el nacimiento de una vida es un acontecimiento trascendental, sagrado, que merece respeto y cuidado. Los profesionales que atendemos nos sentimos invitados privilegiados a esta fiesta de la bienvenida al mundo de un bebé, y como tal nos comportamos.


Información para la familia embarazada
Conoceremos a la familia embarazada durante la gestación en Marenostrum, tanto en las visitas como en los encuentros que organizamos mensualmente con todas las parejas que quieren parir en casa, junto con las comadronas. También nos podemos conocer más en las clases de preparación al nacimiento.
Vamos a visitar a la mujer embarazada a su casa unas semanas antes del parto. En esta visita, conocemos el camino, valoramos las posibilidades de su domicilio, les damos ideas para ayudar a organizar los preparativos del parto...


Requisitos del domicilio para un parto en casa:
• Un techo.
• Espacio mínimo de dos metros cuadrados.
• Agua caliente.
• Que esté como máximo a 30 minutos de un hospital.


Con la mujer embarzada desde el principio
Estamos de guardia desde la semana 36 de gestación hasta que da a luz. No ponemos límite a las 42 semanas, pero estaremos a su lado ayudándola con medios naturales para propiciar el parto a partir de la semana 41 y media. Tendrá acceso telefónico a las comadronas las 24 horas del día para cualquier consulta que desee realizar, pues queremos estar informadas de cualquier novedad durante su embarazo. Durante la primera fase de pre-parto, cuando empiezan las contracciones suaves e irregulares, iremos hablando con frecuencia, y en cuanto el parto avanza vamos a su casa. Generalmente, llega primero una comadrona, y según va evolucionando el proceso, una segunda profesional.


Preparativos
El equipo que llevamos a la casa de la mujer de parto incluye piscina y material para hincharla, llenarla y vaciarla, silla de partos, equipo básico, así como un equipo de emergencia para solucionar las complicaciones que puedan surgir, como oxígeno y material de reanimación neonatal, instrumentos para colocar una vía endovenosa, un suero expansor de plasma y medicación para cortar una hemorragia, entre otros. Durante las consultas prenatales, se tratará de la posibilidad del traslado hospitalario: a qué hospital acudir, qué coche utilizar, quién conducirá, dónde estará localizada la documentación necesaria para el hospital, el teléfono del mismo...


Un momento mágico
En cuanto nace el bebé, lo colocamos sobre su madre, piel con piel, y lo cubrimos con toallas calientes; tras asegurarnos de que todo está en orden, nos trasladamos a otra habitación para que la madre, el bebé y el padre disfruten de este primer momento mágico.
Más tarde, cuando la placenta da signos de querer salir, pinzamos el cordón y ofrecemos al papá, o a quien quiera hacerlo en su lugar, cortarlo. Tras el alumbramiento, ayudamos a la madre a iniciar la lactancia materna y valoramos el estado de su periné. Si se necesita suturar algún desgarro, lo hacemos con anestesia local. Después de unas dos o tres horas, quizás más, y tras comprobar que la matriz está bien contraída, no hay sangrado excesivo y el bebé tiene buen color, temperatura y está mamando adecuadamente, recogemos el material y nos marchamos.


Seguimiento
Normalmente realizamos tres visitas posparto a domicilio: una de ellas por parte de uno de los médicos homeópatas del equipo de Marenostrum, para valorar pediátricamente al bebé recién nacido. A los 7 ó 10 días después del nacimiento, la mujer y el bebé asistirán a las consultas posparto en Marenostrum hasta la cuarentena. Nos ocupamos de la documentación correspondiente, así como de la cartilla del bebé. También podemos realizar en casa o en la consulta la prueba de diagnóstico precoz al bebé.


Preparación al nacimiento
Se trabaja con criterios unificados con el objetivo de que les parejas puedan, de forma consciente, tener la información y la formación necesarias sobre lo que significa un nacimiento, y puedan, en esta etapa de sus vidas, disfrutar del milagro de dar vida. El curso consta de siete sesiones teóricas y seis de trabajo corporal, con una duración aproximada tres meses.


Atención al posparto
El posparto es un momento de gran alegría por la llegada de un hijo, pero al mismo tiempo es un período de fragilidad; el impacto del parto, el reajuste físico, emocional y familiar frente a la responsabilidad que supone un recién nacido hace que este período esté salpicado de diversas dudas por parte de los padres.
En Marenostrum, sabemos que estas situaciones se pueden presentar en los pospartos, y también sabemos que una madre recién parida en situación de crisis necesita atención eficaz y rápida. Necesita resolver sus dudas, recibir información correcta y actualizada y todo el apoyo para salir adelante.



© Olinyoli Distribución Cultural, México, Ciudad de México, 2017