Wetiko y la música del corazón

176A1A28-15A9-4768-BC55-4FAE249E0DEE 1 105 c


Un cuento que narra nuestra historia actual como humanidad, a través de metáforas que nos adentran en el mundo de la fantasía, una crisis que lo transforma todo y un desenlace hermoso, inspirador y lleno de esperanza.

El cuento de “Wetiko y la música del corazón” nos propone una reflexión entorno a nuestro mundo actual, ayudándonos a tomar perspectiva y recordar valores esenciales que hemos olvidado.


"Wetiko es el nombre que los indígenas nativos americanos dieron a una enfermedad mental del hombre blanco en los siglos XV y XVI, cuando llegó a sus tierras. Traducido literalmente, Wetiko, significa canibalismo: el consumo de la vida de otro para el propio propósito o ganancia. "Durante varios miles de años, los seres humanos han sufrido una plaga, una enfermedad peor que la lepre, una enfermedad peor que la malaria, una enfermedad mucho más terrible que la viruela." (Jack D. Forbes)

Wetiko es definida como una enfermedad, un parásito "que les abocaba a querer para sí la fuerza vital de la naturaleza, de sus recursos y del resto de los seres humanos." (Jack D. Forbes) Wetiko es una enfermedad que nos impide sentir que somos parte de la vida, del universo, hermanos y hermanas de todo lo que nos rodea, con un profundo respeto por la vida, por todas las formas de vida. Quienes enferman de Wetiko ven al resto de personas como presas o competidoras, y a la naturaleza y sus seres como recursos a explotar. El miedo, la lucha, la competencia y la explotación se hacen cotidianas y son normalizadas.

Se trata de una enfermedad que impide reconocer que vivimos en un mundo interdependiente y que toda vida tiene el mismo valor intrínseco. "Somos naturaleza, y pensar la vida al margen de la biosfera es simplemente una construcción cultural errónea e ilusa." (Yayo Herrero, antropóloga, ingeniera y escritora ecofeminista) Tristemente, llevamos tantos siglos enfermas que una humanidad sana hasta cuesta de imaginar. Quedan muy pocas culturas que aun vivan en armonía con su entorno. Tendremos entonces que recordar.


¿Cómo podemos reconocer a Wetiko y sanar?

Wetiko se manifiesta cuando nos sentimos insatisfechos con lo que tenemos, aun teniendo todo lo esencial para vivir. Nos crea falsas necesidades y deseos para poder ser felices. Pero es una felicidad que nunca llega, o que dura muy poco tiempo, de modo que inmediatamente queremos más. Wetiko es la avaricia, el sentirse insatisfecho constantemente. Una forma de sanar este sentimiento es agradeciendo cada día todo lo que somos y tenemos. Agradecer que tenemos casa, familia, cuerpo, aire, tierra, alimento... Así podremos, poco a poco, transformar el sentimiento Wetiko de carencia y falsa necesidad en abundancia y plenitud.

Wetiko, como hemos dicho, nos lleva a ver a los demás como competidores o presas. Una mirada hacia la vida que parte del miedo, la desconfianza, la envidia. La mirada que nos puede sanar es la que afronta la vida desde la confianza, la cooperación, la compasión, la ayuda mutua y la solidaridad. Cultivarlas en nuestro día a día es nuestra mejor esperanza.


© Editorial Olinyoli México,  2022