¡Ya están los libros de Editorial Ob Stare a la venta en México!


IMG_20141202_124306_193

Foto: Antonio Cortés


Escrito por Yunuén Carrillo Quiroz

Después de haber pasado inumerables obstáculos administrativos tengo el gusto de anunciar que por fin tenemos ya los libros de Editorial Ob Stare a la venta en México, así como listos para ser enviados a los países de América Latina y Norteamérica, o a cualquier otra parte del mundo donde nos sean solicitados.

En un final de película vivimos la emoción del comercio internacional al máximo, a punto tal que tuvimos que ir personalmente a recogerlos al Puerto de Veracruz, donde nos enteramos que esa frontera marítima es la de mayor cuidado y rigor de todos los puertos mexicanos, y que la utoridad aduanal es especialmente rigurosa ante las importaciones que se presentan en sus puertas.

Fue dura la novatada y puso a prueba todos nuestros recursos, tanto de estrategia, como financieros y humanos. La persona que nos entregó las cajas de libros nos comentó que así son siempre las primeras importaciones, y que no hay quien no pase por las intensas emociones de las mercancías detenidas por primera vez. "México tiene que proteger su mercado interno, por eso importar es mucho más difícil que exportar." Gracias al Lic. Domínguez por quitarnos la sensación de ser los más novatos de todos los importadores.

Para mi fue muy emocionante ir a recoger nuestras cajas de libros que con tanta ilusión quisimos traer: ir a la bodega, maniobrar el diablito, oler el olor a viaje de las cajas y encontrarlas vestidas de viaje de aventuras con su polvo de coque de barco y todas las esquinas raspadas de tanto movimiento y maniobra por aquí y por allá. Fue emocionante salir de madrugada en una camioneta rentada el día anterior, y recorrer el camino de volcanes hasta Jalapa y de ahí bajar la pendiente suave hasta el mar. Temía que por el tiempo pasado en aduanas algunas cajas hubieran sido abiertas y tuvieramos que hacer reclamaciones por mercancía perdida. Me daba pena por los libros tan especiales y por tanta paciencia y recursos invertidos en liberarlos.

Pero las bajas fueron mínimas y la persona encargada de transportar de la aduana a la última bodega donde se resguardó la mercancía me dijo con una sonrisa "la Aduana de Veracruz es complicada pero es la menos corrupta de México". Ya de tarde nos sentamos en el Café La Parroquia a tomar un lechero en ese ambiente cantarino que tanto nos gusta, y a pensar un poco en como iba fluyendo poco a poco una sensación de relajamiento, y en tantas lecciones aprendidas en este ejercicio de importación.

Cada vez que concluyo una exportación o una importación en este caso, me gustaría tener una línea de fotos que fuera como una especie de camino de personas que hacen posible desde un producto, hasta el viaje en el barco y todas las personas involucradas a través de su trabajo en resolver administrativamente que una persona pueda finalmente tener en sus manos un producto iniciado tanto tiempo y tantos kilómetros atrás.

En este caso no es posible poner las fotos de todos los autores, la editora, los trabajadores de impresión, los choferes, los cargadores, los pilotos de barco, los encargados de logísitica, el personal implicado en detener la mercancía - en este caso los ponemos en un ladito de la foto por ser los personajes menos simpáticos -, las personas que encontraron el modo de resolver los bloqueos que otras implementaron, las personas que con otros trabajos financiaron esta aventura y todas las situaciones impredecibles que fueron resueltas en estilo de película para que fuera posible hacer este anuncio en esta primer semana de diciembre.

Especialmente me permito dar las gracias al personal de la Agencia Aduanal Jesus Verduzco por su trabajo tan comprometido y por apoyar con todo lo que pudieron en los momentos en que parecía que estos libros estaban destinados a tomar de nuevo el barco en dirección a Valencia. Gracias Lic. Jesús Verduzco por proponer las estrategias necesarias para resolver con éxito este nuevo proyecto personalmente tan importante, y al Lic. César Hernández todo mi agradecimiento por hacer hasta lo imposible para que esta importación saliera adelante.

También a Xoxoc por el respaldo en infraestructura, recursos, apoyo humano, y por creer conmigo que importar a Ob Stare era una buena idea, a pesar de los momentos en que pareció que se trataba de la mayor locura de una mujer antiguamente sensata. Y al Lic. Jesús Carrillo y Lic. Dora Luz Quiroz por el tiempo, ideas y contactos con que generosamente nutrieron este mes y medio de impass, en donde el tema de los libros detenidos en Veracruz fue prácticamente el único tema de conversación.

También a mi niña por su paciencia y por compartir la intensidad de la emoción del comercio internacional... fue muy hermoso verla correr en el pasillo de la bodega y en el mismo malecón del puerto y oirla gritar "Ya liberaron a los libros mamá!" con una emoción que al mismo personal de bodega hizo enternecer y sonreir.

Por último quiero agradecer a Rosalina Márquez, autora de Dormir Sin Llorar, por su confianza sin conocerme y por haberla hecho participar sin querer de la emoción de un desenlace tan largo e incierto, y a Eva Darias por su confianza y apertura para compartir los episodios increíbles de las autoridades fiscales mexicanas, que ciertamente parecían mas una mala ficción que la realidad que estabamos viviendo.

También a todas las personas que me escribieron por facebook o correo para preguntarme cómo iba la importación, y con toda la gentileza del mundo me pidieron si les podía avisar cuando ya estuvieran los libros a la venta.

Ahora espero poder hacer un buen trabajo.

IMG 20141203 092935 746

Puerto de Veracruz                                                                                                                       Foto: Yunuén Carrillo, 2014.


© Olinyoli Distribución Cultural, México, Ciudad de México, 2017