Entrevista a Eva Darias: Embarazo, parto y autonomía


thumb estamos-implicados-nadie-esta-fuera-vida-L-1-175x130 1024

En mayo pasado tuvimos el enorme gusto de recibir en México y en Olinyoli a Eva Darias, editora de Editorial Ob Stare. Presentamos aquí la entrevista publicada en Letra S, en el número de junio de 2015. Aquí podrás leer cuáles fueron las motivaciones personales que la llevaron a fundar Ob Stare con los objetivos tan definidos que han caracterizado a la editorial por ya más de 15 años, y por qué nos ha parecido imprescindible su presencia en México.




Eva Darias

Embarazo, parto y autonomía

Nada hay más vinculado a la historia de la humanidad que el embarazo y el nacimiento. Paradójicamente, el parto respetado es un tema que ha cobrado auge apenas en los últimos tiempos. Hace 15 años, en un momento en que aún era raro y hasta mal visto hablar de esto –con conceptos en ocasiones contrapuestos a la "medicina moderna"–, surgió en España Ob Stare, editorial especializada en libros sobre embarazo, parto natural y lactancia. Hoy, festejan lanzando la versión en español de la revista Midwifery Today, una de las más prestigiosas publicaciones basadas en evidencia científica, ciencia y arte de la partería. Los esfuerzos de la editorial y de su fundadora, Eva Darias, se centran en proveer a las mujeres (también a los profesionales de la salud) de información que les permita decidir libre y conscientemente sobre su embarazo y parto.

¿De dónde surge el interés por crear esta editorial?
Al principio fue un interés personal. Me interesaba un tema muy concreto que es la psicología pre y perinatal. Es decir, lo que pasaba en el embarazo con el bebé que está en el vientre y luego cuando nacía, tanto en el bebé como en la madre. En un congreso al que fui a hacer de intérprete, la editora de la revista Midwifery Today, me dijo que creara una revista como la suya pero en español para la gente de Hispanoamérica.

Yo no tenía nada que ver con ese mundo, pero la hice y empezó la revista Ob Stare. Estuvo funcionando durante 4 años. Luego la cerré. Más o menos al año de que empecé la revista, comencé a publicar libros sobre la misma temática: embarazo, parto, crianza. Esto coincidió en España con el comienzo del movimiento de empoderamiento de la mujer embarazada y con la creación de una de las asociaciones civiles más emblemáticas de esta temática, llamada El parto es nuestro. Ahí empezamos el camino casi en paralelo.

¿Cómo han cambiado las cosas desde entonces?

En España han ocurrido varios hechos destacados. Uno de ellos es que el Ministerio de Sanidad, hace algunos años, por primera vez escuchó las voces de las mujeres. Por ejemplo, al momento de plantear la Estrategia de Atención al Parto, en lugar de diseñarla sólo los profesionales sanitarios, escucharon lo que las mujeres querían decir y la información que ellas habían adquirido a través de la evidencia, de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, entre otras fuentes. Eso es un cambio abismal.

¿Cómo se recibieron al principio los textos que ustedes promovían?
Por un lado tuvimos una reacción de sorpresa y de bienvenida; por el otro, mucho escepticismo, podría decir que quizás hasta una dosis de rechazo, que es normal porque era algo completamente nuevo. Ese tipo de publicaciones no existían, no sólo en España, sino que no existían en español.

Una de las características de nuestros libros es que intentan ir más allá de lo establecido, sobre todo de lo establecido por rutina o por prejuicio. Ob Stare intenta basarse en la evidencia y siempre buscamos estar al tanto de las últimas investigaciones, de las últimas publicaciones, de las recomendaciones más actuales, de lo que ocurre en países que tienen estadísticas mucho más saludables que las de España o las de otros países. Por ejemplo, Alemania, Holanda, el Reino Unido, ellos tienen tasas de cesáreas muy bajas, de lactancia prolongada, de una bajísima intervención en la atención al parto y el nacimiento, por eso siempre intentamos fijarnos en ellos.

¿Cuál dirías que es el objetivo del trabajo de Ob Stare? ¿Qué buscan conseguir?
Lo que perseguimos básicamente es despertar la conciencia a través de libros y de eventos, porque también organizamos eventos tanto presenciales como online. Queremos despertar la conciencia de las personas relacionadas con la maternidad y la crianza: la madre, el padre, las abuelitas, las tías, los profesionales sanitarios, con el objetivo de que las madres puedan tomar sus decisiones respecto de su maternidad y su crianza desde una posición de información y libertad.

Queremos que tengan información real. Por ejemplo, antes se pensaba que a la semana 40 de embarazo había que provocar el parto; ahora se sabe que no es necesario, podemos esperar. Es decir, queremos actualizar a las mujeres con información más reciente basada en la evidencia científica y que desde ahí ellas decidan en libertad cuál es el camino que quieren tomar.

Las mujeres no siempre amamantan porque tienen que trabajar fuera de casa, y existen grandes ganancias generadas por las cesáreas en el sector privado. ¿Los textos de Ob Stare luchan contra una fuerza tan grande como es el dinero?
El poder del dinero y el de la medicina es muy fuerte, pero el poder de la conciencia es mucho mayor. Sobre la cesárea, cuando es necesaria es una bendición, pero utilizarla con fines lucrativos es una cuestión de conciencia. Y ahí quien tiene el poder es la mujer. Hay estadísticas, no sólo de España sino también de otros países, donde tú ves los números en hospitales públicos y en los hospitales privados y encuentras algo sospechoso. No es posible que tantas mujeres que van a un hospital privado tengan una cesárea.

La inmensa minoría tiene una visión de que "es para que no se me estropee el útero, el bebé nace limpito, yo no tengo que hacer ningún esfuerzo". Pero es también una cuestión de conciencia. Si las mujeres nos mentalizamos, nos educamos a nosotras mismas, buscamos información, buscamos el apoyo de otras mujeres, de tantos grupos de apoyo que existen, entonces desde nuestra conciencia podemos elegir una cosa u otra. Quien elige una cesárea, que la elija, pero sabiendo que es su decisión, que nadie tiene derecho tampoco a juzgarla, pero no con el engaño o la manipulación de quien le dice "no te preocupes, es mejor para el niño, la cabecita le va a salir toda redondita, saldrá todo limpito", no, eso es mentira. La cesárea es una operación mayor, no es algo pasajero. Igual que no nos sometemos a una operación mayor de cualquier otra cosa, ¿por qué lo vamos a hacer en esto?

Efectivamente, ahí está el poder del dinero, de los laboratorios, de los hospitales, de la medicina, pero el poder de la mujer y de la conciencia es mucho mayor si nos lo proponemos. De hecho está empezando a cambiar, aunque muy poquito. En España ha bajado un poco, unas décimas, el índice de cesáreas en los últimos años.

¿Qué hay con la relación de superioridad entre el médico y la mujer? ¿Qué pasa cuando una mujer dice " yo sé esto, he leído aquello"?
Depende de la actitud que todos tengamos, no hay una fórmula mágica. Está comprobado que los partos atendidos por matronas tienen mejores resultados que los partos atendidos por médicos, sean hombres o mujeres, no importa el sexo. Hay países donde las matronas tienen un papel importante en la atención al embarazo, parto y posparto, como Holanda o Reino Unido, que tienen un sistema muy bien establecido y la mujer conoce a su matrona desde el comienzo del embarazo hasta el parto. Eso crea una relación de tú a tú, se facilita la cercanía, y mejora los resultados del parto. Eso no quiere decir que quien esté atendida por una matrona no vaya a tener nunca una cesárea, ni mucho menos, pero en general los resultados mejoran. No sólo del parto sino también de la lactancia.

En España, hace unos años la seguridad social empezó a admitir el Plan de Parto. Es un formulario que pertenece a la sanidad pública, que la mujer rellena y entrega en el centro sanitario en el que va a dar a luz, y ahí deja constancia del tipo de parto que quiere. Puede poner si va a querer epidural o no, puede pedir caminar o comer. Todavía, en la mayoría de los casos depende de quién esté de guardia para que se respete la voluntad de la mujer. Aunque hay protocolos muy bien diseñados, redactados y se intenta respetarlos, todavía no están lo suficientemente asentados como para que todo el personal sanitario esté al tanto y respete la voluntad de la madre. Todavía depende de quién atienda el parto.

En todo caso, por las experiencias que hemos tenido con capacitaciones tanto presenciales como online, en general percibo a las nuevas generaciones más cercanas, más dispuestas a escuchar a la mujer, más dispuestas a aprender. Percibo eso y soy optimista.
(Rocío Sánchez)

http://www.jornada.unam.mx/2015/06/04/ls-entrevista.html

© Olinyoli Distribución Cultural, México, Ciudad de México, 2017